Una apuesta radical

El edificio que se alza en el número treinta de la calle St. Mary Axees –o debería ser–el primer edificio ecológicoen altura de Londres. Se eleva cuarenta y un pisos sobre la calle y proporciona 76.400m2 de espacio quecomprenden oficinas y un centro comercial, accesible desde la nueva plaza pública de acceso. En la cima del edificio –el piso ocupado más alto de Londres-, hay una sala, cubierta por una cúpula de vidrio, que ofrece una espectacular vista panorámica dela capital, digna de los dioses del Olimpo.



La personalidad desbordante de este edificio hace que esta nueva aportación al skylinede la ciudad nopase desapercibida. Prueba de ello es que, a pesar de los esfuerzos de marketing realizados en su momento por la propiedad, eledificio se conozca por el apelativo descalificativo que le dio un columnista ingenioso: the Gherkin(el pepinillo,eninglés). Sin embargo, esta notoriedad no respondía a la idea que muchos tenían sobre cómo debía ser la ciudad deLondres y fue causade muchas tensiones en los inicios del proyecto. La concesión de la licencia de construcción se discutió en laCámara de los Comunes y levantó una expectación inaudita por parte de los medios de comunicación. Lascríticas se sucedieron sin parar. Algunos lo tacharon de “erótico”, otros de “femenino” o de “objetual”. Latensión del debate alcanzó cotas pocas veces vistas en el mundo de la arquitectura contemporánea.
Finalmente, la licencia fue concedida y mucho tuvo que ver en ello la voluntad y el apoyo delAlcalde y del Oficial de Urbanismo de Londres[1], ambos embarcados en un proyecto común para crear unanueva imagen de la ciudad que huyera del estereotipo de destino turístico y proclamara supotencial emprendedor. La tesis de su proyecto se basaba en una intuición de corte muy rossiano: si uno tieneuna imagen del Londres histórico, ello se debe principalmente a la presencia, en nuestra memoria colectiva,de una serie de imágenes de construcciones históricas emblemáticas. Estas visiones son lo que han idoperfilando la imagen del Londres por todos conocido. Por tanto, si uno quiere una nueva imagen de Londresque sea moderna y actual, ello sólo puede resultar de la construcción de nuevos hitos arquitectónicos. Deahí, su apoyo por una apuesta tan radical como la del “pepinillo” de Foster. Cabe precisar que tal radicalidadno está exenta de fundamento y que nada está más lejos de la arbitrariedadque este edificio capital para la arquitectura.

Fundamentos
El obús de vidrio y acero que emerge en medio de la histórica City londinense es el resultado de unlargo proceso iniciado en los años setenta por BuckminsterFuller y su joven colaborador Norman Fosteren el marcodel proyectoteóricoClimatroffice. Dicho proyecto proponía una nueva relación entre naturaleza y espacio de trabajo, basada en una envolventeenergéticamente comprometidacon los balances del edificio, que resolvía cerramientos y pisos mediante una pieltriangulada de metal y vidrio. Esta idea caló hondo en la mente del joven Foster. A lo largo de su carrera, la siguiódesarrollando con incansable determinación, como se puede comprobar en proyectos tan tempranos como laWillis Faber and Dumas Head Officede Ipswich (1971-75) o en posteriores como el Commerzbankde Frankfurt(1991-97) y la Millenium Tower(1996) –propuesta inicial de un rascacielos de 386m (el más altode Europa por aquel entonces) para el solar del Gherkin–, entre muchos otros.
Por otro lado, la obsesión de Foster por lograr un nuevo espacio de trabajo más funcional, flexible y,sobre todo, agradable dependía fuertemente de la obtención de un espacio diáfano, libre deobstrucciones estructurales y técnicas. La búsqueda de una solución a este problema dio lugar a una serie deproyectos que culminaron en la emblemáticasede en Hong Kong del HSBC (1979-86), que resuelve la canalización de las redes energéticas mediante una cavidad formada porun forjado ligero, que se pliega según las necesidades, y un suelo técnico -elevado más de un metro en algunospuntos. No obstante, en el Gherkin se reducen mucho las distancias de tendido de redes debido alesquema radial que impone la planta central, el cual acepta mucho mejor la centralidad de las instalacionesresuelta de forma autónoma en cada planta. Por ello, no se hace tan necesaria la presencia de una cavidad tanvoluminosa y se soluciona con un suelo técnico más convencional, pero deudor siempre de las innovaciones deproyectos anteriores.
En definitiva, este edificio es el resultado de unradical proceso de investigación arquitectónica sobre el lugar de trabajo, iniciado hace ya muchos años y cimentado sobre gran número de proyectos construidos.

Forma y estructura
Generado por una planta circular con geometría radial, el perfil del edificio se ensancha a medidaque se eleva, para volverse a encoger hasta alcanzar su vértice superior. Esta forma distintiva responde en igualmedida a preocupaciones estéticas, urbanísticas, de sostenibilidad y económicas.
Con el estrechamiento de su base, se consigue liberar espacio para generar una plaza pública de acceso al edificio, que no
hace sino aumentar aún más su potencia visual, acelerando la perspectiva, como si del éntasis de una columna griega se tratara.
La primera intención del equipo de Foster fue hacer un edificio de oficinas que huyera de latradicional forma prismática y que tuviera carácter, que destacara entre el resto. La forma de revolución surgede esa voluntad de diferenciación y de ruptura con los esquemas preconcebidos, tan propia de la obra deFoster, consiguiendo un edificio de oficinas mucho más esbelto que el prisma equivalente.
La audacia de Foster consistió en hacer de un problema una solución hermosa. La necesidad dereducir el gasto en acero estructural para minimizarlos costes, tanto económicos como energéticos, fue fundamental en este proyecto. Un claro antecedente del Gherkinen este aspecto es el la Hearst Tower(2000-06) de Nueva York, proyecto en el que Foster retomó principios del Climatroffice,al optar por unaestructura perimetral triangulada en fachada, que liberaba el espacio interior de soportes estructurales yreducía la cantidad total de aceroutilizado, como consecuencia de resolver dos funciones, la estructural y la de cerramiento, en un mismo plano y de optimizar el uso estructural del material con un malla entrelazada de perfiles tubulares. Además, para reducir aún más las secciones y aligerar la estructura, seeliminaron las esquinas, verdaderos focos de turbulencias que magnifican los cálculos estructurales. La combinación de esta estructura triangulada sin esquinas, junto con unos pocos pilares centrales, comportó un notableahorro de acero respecto de otras soluciones más convencionales.
En cuanto al Gherkin, la adopción de su característica forma, que parecía fortuita en un principio,se nos revela ahora como el resultado lógico de un largo proceso de investigación. Su perfil de obús tiene una finalidadfuncional máxima: la eliminación de toda esquina conduce irremediablemente a la circunferencia, en planta,y al perfil balístico, en alzado. La forma conseguida es la elegante solución de Foster a los problemasaerodinámicosde losrascacielos y los empujes horizontales que éstos conllevan: en vez de luchar contra el viento, Foster se amolda a él. El edificiosupone un gran paso adelante, porque da un salto no sólo cualitativo –con la optimización del material que supone la triangulación de la estructuratubular perimetral-, sino también cuantitativo –llevando al límite de la forma la lógica aerodinámica-, y con ello consigueerigirse en paradigma.
La cuestión de la energía en este proyecto es primordial. Como hemos visto, ha determinado laestructura y el perfil del edificio; pero no sólo eso: en este proyecto, la energía ha moldeado también elinterior del edificio.La otra gran innovación del Gherkines la presencia de seis atrios en fachada que asciendenen espiral hasta la cima del edificio. Cada planta circular del edificio tiene seis recortes triangulares iguales que,mediante la rotación de una planta respecto de la inferior, generan unas chimeneas en espiral que conectantodos los niveles y permiten una mejor iluminación y ventilación de los espacios de trabajo, mientras actúancomo compensadores entre las condiciones climáticas externas e internas. De este modo, se reducen lasdiferencias de temperatura, los ruidos y la contaminación, consiguiendo unas condiciones interiores másestables y agradables.

Cerramientos
Toda la fachada se resuelve con un cerramiento vidriado de paneles de doble lámina con cámara. Sinembargo, los paneles de los atrios (Light-wells) disponen de una lámina exterior de vidriotintado conrecubrimientos de altas prestaciones, para reducir la penetración de la radiación térmica. El tono más oscurode estos vidrios hace que las espirales de los atrios se manifiesten en fachada, consiguiendo algo quedifícilmente se puede lograr en un rascacielos, con todas sus exigencias: que el edificio comunique su idiosincrasia al exterior. Lacúpula de la cima del edificio, que aloja el restaurante más alto de Londres -165m-, tiene un cerramientosimilar al de los atrios y está coronada por una lente de 2,5m de diámetro –el único vidrio curvado de todo eledificio.La búsqueda de soluciones que optimicen los recursos industrializados y que minimicen los costes está en la base de éste y casi todos losproyectos de Foster. En la construcción del Gherkinse renunció a utilizar vidrios curvados, debido a su complejidad de fabricación y elevado coste. Lacurvatura es un efecto óptico logrado por la descomposición poligonal del volumen. Todos los vidrios, excepto el óculo de la cima, son planos.
La zona de oficinas dispone de un cerramiento interior de tramos rectilíneos que media entre la malla dela fachada –frente a las oficinas, los vidrios de fachada no son tintados- y el interior, permitiendo lainstalación de las divisiones interiores según un módulo de distribución de 1,5m. Su composición se basa enuna piel exterior de paneles dobles de vidrio de baja emisividad –low-E- y una piel interior de vidrio laminadopara maximizar la penetración lumínica y de las vistas. Entre las dos láminas se dispone una cámara ventiladacon el aire de retorno de las oficinas, que reduce considerablemente el gasto de climatización. Además, en elinterior de la cámara, se colocan unas persianas de lamas perforadas que absorben la radiación térmica ydisipan el calor con la ventilación de la cámara.

Ventilación

La ventilación, como todo en este edificio, se entiende globalmente. El perfilaerodinámico del Gherkincrea presiones diferenciales externas entorno de su perímetro,que son aprovechadas por los vacíos enespiral de los atrios para alimentar un sistema único de ventilación natural. La fachada del edificio está dotadade una serie de compuertas, cuya apertura es regulada por el sistema informático de control del edificio.Dicho sistema calcula las necesidades de renovación del aire, teniendo en cuenta la temperatura y humedadexterior, y selecciona las tomas de aire que deben abrirse para que se produzca un flujo que ascienda en espiralpor los atrios de todo el edificio. Las zonas de los atrios se convierten, como consecuencia de ello, en espaciosde una calidad excepcional, sobre todo en verano, donde se ubican las zonas de descanso y ocio de cada planta.
La doble piel de la fachada se ventila con un flujo de aire que sube desde las tomas de aire de la partebaja del edificio hasta unas compuertas de extracción en lo alto de los atrios. Ese aire de ventilación asciendepor el calor de la radiación solar, pudiéndose aprovechar, cuando lo requieran las condiciones, para nutrir elsistema de climatización del edificio.
Todos los sistemas de ventilación mecánica están diseñados de manera que puedan operarconjuntamente con la ventilación natural durante casi la mitad del año -40% del tiempo-, reduciendo así el
consumo energético y las emisiones de dióxido de carbono. En el caso de que el calor no sea necesario, comoen verano, el aire calentado por la ventilación de la fachada se expulsa de nuevo al exterior. Además, en talescasos, las ventanas y compuertas se pueden dejar abiertas durante la noche para ayudar a que el edificio serefresque, reduciendo el gasto energético general.
El sistema de ventilación del Gherkinreduce la dependencia de aire acondicionado del edificio y,junto con otras medidas, contribuye a que el consumo energético general del edificio sea lamitad de lo que consume una torre de oficinas convencional.

Calefacción
El Gherkinutiliza calderas de condensación de alta eficiencia y baja emisión de óxidos nitrosos(NOx). Además, se han hecho previsiones de espacio para la incorporación de placas intercambiadoras decalor entre el aire de retorno de las oficinas y de la fachada y el aire fresco tomado del exterior, pararentabilizar al máximo la energía consumida en la calefacción del aire interior.
Aire Acondicionado
El sistema está equipado con máquinas de refrigeración por agua y torres de refrigeración decircuito cerrado. Estas máquinas utilizan refrigerante con potencial cero de degradación del ozono (zero-ozone
depleting). Las torres de refrigeración evaporativa utilizan el calor residual de las calderas de condensación.
Iluminación
Todas las lámparas del edificio son de bajo consumo y alta eficiencia. La iluminación de todo el edificio estádotada de un sistema de encendido FELV (Functional Extra LowVoltage) de bajo voltaje. El sistemainformatizado BMS monitoriza el nivel de iluminación mediante sensores superficiales distribuidos por todoel edificio y regula la intensidad de la iluminación artificial para que el nivel de iluminación sea constante,con la flexibilidad añadida de que cada oficina pueda determinar dicho nivel independientemente según susgustos y necesidades.
 

Control de las instalaciones
Todas las instalaciones del edificio están controladas y monitorizadas por un sistemainformatizado –Building Management System (BMS)-, que dispone de terminales y sistemas accesibles en cadaplanta. Las alarmas de incendio y los sistemas de seguridad también están controlados por el BMS.
La colocación de las instalaciones en el núcleo central de cada planta permite una mayorflexibilidad en la distribución y control de la ventilación mecánica, regulable no sólo en cada planta, sino encada sector individual de oficinas. Esta descentralización reduce el consumo general del edificio, encomparación con un sistema central de climatización, como consecuencia de dar una respuesta a la demandamás individualizada y, por tanto, precisa.

Un final feliz…

Finalmente, la realidad es que este edificio se ha convertido en lo que era su propósito o, almenos, en el propósito de la gente que lo apoyó: el Gherkines el emblema del nuevo Londres. Una ciudadmoderna, rompedora, innovadora y comprometida con el planeta.
Lamentablemente, como suele ocurrir con casi todos los proyectos, no todas sus ambiciones sehan cumplido. El resultado final de los atrios, que acarreó tantos problemas y discusiones con la propiedad2,desmerece la idea inicial de jardines en espiral por los que ascendía no sólo el aire de ventilación, sino también
el frescor y aroma de la vegetación, haciendo de la oficina un lugar más agradable donde trabajar. Por otrolado, la decoración interior se encargó a otro diseñador, provocando tensiones con los arquitectos, que temíanpor la apariencia final de su edificio, hasta el punto de que Norman Foster afirmó que “si me hubieran
dicho en un principio que no me iban a dejar diseñar los interiores, no habría aceptado el proyecto.”3A pesar de ello, el reconocimiento4 que ha recibido este edificio excede cualquier expectativaprevia. Lejos de las críticas que se alzaron en la fase de licitación del proyecto y que se prolongaron durantetoda su construcción, este edificio ha sido acogido por los londinenses como un nuevo hito identitario de su ciudad.


[1] Ken Livingston era el alcalde de Londres y Peter WynneRees era el City PlanningOfficerdurante la construcción del Gherkin.
[2] En el documental “Buildingthe Gherkin”, dirigido por Mirjam Von Arx, se explica que la propiedad, la aseguradora suiza Swiss Re, puso objeciones al tamaño y carácter de los jardines en espiral, alegando que alguien podía sufrir vértigo al mirar hacia bajo por el hueco del atrio.
[3] Entrevista en el documental“Buildingthe Gherkin”, dirigido por Mirjam Von Arx
[4] Este edificio fue galardonado con el RIBA Stirling Prizede 2004, otorgado por el Royal Institute of British Architects.


Client, Owner/Occupier: Swiss Re

Architect: Foster and Partners

Consultants

Project Management: RWG Associates

CostConsultant: Gardiner&Theobald

Construction Management: Kontor GTCM

PlanningConsultants: Montagu Evans

Legal Advisers: Linklaters& Alliance

UrbanDesign&

ConservationConsultants: The Richard Coleman Consultancy

StructuralEngineers: Arup

Mechanical&Electrical

Engineers: Hilson Moran PartnershipLtd

EnvironmentalEngineers: BDSP Partnership

FireEngineers: ArupFire

LiftEngineers: Van Deusen&Associates

CladdingConsultant: EmmerPfenninger

Façade Access: Reef UK

Lighting: Speirs and Major

Acoustics& AV Consultant: Sandy Brown Associates

Catering Consultant: Tricon

TrafficEngineers: ArupTransportation

LandscapeArchitects: Derek LovejoyPartnership

UrbanMovement

Consultants: SpaceSyntaxLaboratory

InformationTechnology: PTS

Security: VIDEF

Planning Supervisor: OspreyMottMacdonald

MainContractor: SkanskaConstruction UK Ltd

Una resposta a Una apuesta radical

  1. Es difícil encontrar a gente con conocimientos sobre este asunto , pero creo que sabes de lo que estás comentando. Gracias compartir un tema como este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>